• Sáb. Jul 13th, 2024

¿Qué llevan las ofrendas del Día de Muertos en México y qué significan?

Oct 31, 2022
ofrendas

Por: Iván Pérez Esteban

Desde el 31 de octubre las mexicanas y mexicanos instalan ofrendas en sus hogares y oficinas, altares coloridos con una combinación de olores y sabores, para recibir a las ánimas los días 1 y 2 de noviembre.

El Día de Muertos es una tradición que se remonta desde los pueblos indígenas de Mesoamérica, en el que se ofrendan a personas fallecidas y que con la conquista se transformó y se convirtió en un ritual religioso.

La ofrenda es un ritual que convoca a la memoria a estar cerca con la muerte, en el que se comparte con los difuntos un poco de pan, frutas y algunos manjares culinarios.

Esta festividad se divide en dos, entre niños y adultos difuntos, a los niños se les ponen dulces, chocolates y juguetes, mientras a los adultos se les pone comida y el vino que le gustaba beber al difunto.

Asimismo, los elementos que conforman la ofrenda pueden variar según la cosmovisión del lugar, en algunos lugares ponen ofrendas con varios niveles que simbolizan los distintos caminos recorren las almas.

Te podría interesar: Día de Muertos traerá derrama económica de 37 mil MDP 

De acuerdo con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), algunos elementos imprescindibles para recibir a las ánimas son:

El agua, considerada como la fuente de la vida, es ofrecida a los difuntos para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezcan su regreso. En algunas culturas el agua simboliza la pureza del alma.

La sal, es el elemento de purificación que sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.
Velas y veladoras, los antiguos mexicanos utilizaban rajas de ocote.

En la actualidad se usan velas, veladoras o ceras, la flama que producen significa «la luz», la fe, la esperanza. La luz es la guía para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada.

El copal o incienso, los indígenas ofrecían el copal a sus dioses ya que el incienso aún no se conocía, este llegó con los españoles. Es el elemento que utiliza para limpiar el lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar algún hogar sin ningún peligro.

Las flores, el símbolo de la festividad por sus colores y estelas aromáticas. Adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima, la cual al marcharse se irá contenta.

También te podría interesar: Celebra Día de Muertos con estilo

En muchos lugares del país se acostumbra a poner caminos de pétalos de cempasúchil, debido a que el camino de color y olor encaminan a las ánimas.

El petate, durante la celebración funciona para que las ánimas descansen, así como de mantel para colocar los alimentos de la ofrenda. El izcuintle (perro), no debe faltar en los altares el perrito de juguete, ya que es el que ayuda a las almas a cruzar el caudaloso río Chiconauhuapan, que es el último paso para llegar al Mictlán.

El pan es un ofrecimiento fraternal y uno de los elementos más preciados en el altar. Asimismo, se coloca el retrato de las personas fallecidas, colocándose de manera escondida para dar a entender que al ser querido se le puede ver, pero ya no existe.

El mole que es acompañado con carne de gallina o guajolote, es el platillo favorito que ponen en el altar muchos indígenas de todo el país, aunque también le agregan barbacoa con todo y consomé.

Las calaveras de azúcar, las calaveras medianas son alusión a la muerte siempre presente y las calaveras chicas son dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno.

SLF